Preguntas Frecuentes Desinfección- ¿Tienes dudas sobre nuestro servicio de desinfección?
Llamar
  • LICENCIA SANITARIA
    13 AP 09 001 0010
  • ATENCIÓN TELEFÓNICA
    Lun - Vier 08:00 a 23:00 Hrs
    Sábados de 08:00 a 14:00 Hrs
  • AHORA MISMO
    ABIERTO
  • LLAMA AHORA
    55 1285 3944

Es el proceso de eliminación de virus, bacterias, hongos, esporas y otros microorganismos (incluido en virus SARS-CoV-2), a través de agentes desinfectantes de amplio espectro, teniendo una efectividad de hasta un 99.999%.

Consiste en la aplicación de solución desinfectante por medio de técnicas de aspersión de barrido, o bien, por nebulización de ultra bajo volumen (nebulización en frío) y, de manera complementaria, se realiza aplicación de solución desinfectante con un paño humedecido sobre equipos electrónicos u otros objetos que requieren de mayor cuidado.

Consiste en la aplicación de la solución desinfectante en forma de brisa muy fina con efecto de abanico, cubriendo de manera uniforme mobiliarios, muros, pisos, techos y demás superficies.

Consiste en la aplicación de soluciones desinfectantes a través de un equipo electromecánico (nebulizador en frío) que convierte la solución desinfectante en microgotas, generando un efecto de aerosol que permite un tratamiento ambiental y de superficies, permitiendo una dispersión uniforme del desinfectante y con mayor alcance.

De las características del inmueble, mobiliario y electrónicos disponibles.

La técnica de aspersión de barrido, es mayormente empleada en áreas de poca altura y superficies que no presenten riesgos de afectación.

La nebulización en frío se emplea cuando el inmueble presenta una altura entre los 3 y 5 metros, o bien, el inmueble cuenta con materiales u objetos delicados en una gran parte de las áreas a tratar.

Para inmuebles con alturas mayores a los 5 metros, se utiliza equipo motorizado de aspersión (almacenes industriales).

La aplicación con paño humedecido con solución desinfectante, se emplea para el tratamiento de superficies delicadas, tales como monitores, teclados, tabletas, u otros dispositivos electrónicos.

Puede ser suficiente la aspersión cuando las dimensiones del inmueble a tratar son accesibles (principalmente casas y departamentos). Sin embargo, cuando las dimensiones del inmueble rebasan la capacidad de alcance del equipo aspersor, entonces es conveniente recurrir a un equipo motorizado (nebulizadora o motoaspersora).
De ser necesario, se complementa con el uso de un paño humedecido con solución desinfectante.

La palabra sanitizar NO existe en el diccionario de la Real Academia Española (RAE). Sin embargo, debido a la pandemia del coronavirus la gente y algunos medios de comunicación la han manejado constantemente, más que desinfectar y por tal motivo, para que la gente nos encuentre nos referimos a la desinfección como "sanitización".
Es importante mencionar que la RAE recomienda suplir la palabra sanitizar por otras, a manera de sinónimo, como son: Sanear, Higienizar, Limpiar, Esterilizar.
Sanitize es un verbo inglés que, de acuerdo con el diccionario de Oxford, significa tanto ‘limpiar’ o ‘higienizar’ como ‘desinfectar’, pero, según la Real Academia Nacional de Medicina “los términos apropiados en español son desinfectar y desinfección, y no los calcos (palabra que se toma prestada de otra lengua, pero traduciéndose) sanitizar o sanitización”.
Además, en otros casos, se emplean en español sanitizar o sanitización con los sentidos de los verbos sanear o higienizar y los sustantivos saneamiento, higiene o higienización, según los contextos, lo que la Academia de Medicina tampoco considera apropiado.

El tiempo que dura un inmueble desinfectado es variable. Puede hablarse de horas o días. Si su casa presenta abundantes residuos orgánicos, es probable que el desinfectante actúe en la degradación de estos y de esta manera su tiempo de vida se vea reducido solo a unas horas.
Otros factores que pueden influir son aspectos ambientales como la presencia de polvo, humedad del ambiente, pH de las superficies, o el material que constituye las superficies, que pueden inactivar parte de la sustancia desinfectante aplicada.

Diariamente en áreas donde es constante la presencia de personas infectadas (clínicas, hospitales, funerarias).

Semanalmente en lugares de abundante concurrencia (Oficinas, transporte público, hoteles, restaurantes), donde puede ocurrir el riesgo de contagio.

Cada quince días, si se trata de un lugar poco concurrido y no se tiene reporte de contagio.

El proceso de desinfección es una medida de seguridad sanitaria complementaria a las medidas recomendadas por las instancias sanitarias de nuestro país, esto quiere decir que, independientemente de la ejecución de una desinfección, es indispensable llevar a cabo la limpieza continua de áreas de trabajo u hogar con detergentes o agentes limpiadores, así como seguir las medidas de sana distancia y el uso de cubrebocas, careta y otros accesorios destinados para la protección personal.

El servicio de desinfección garantiza únicamente la eliminación de patógenos en el momento de la aplicación, ya que posterior a ello puede darse el reingreso de microorganismos patògenos al domicilio (incluyendo el SARS-CoV-2), ya sea a través del ingreso de objetos contaminados o individuos contagiados.
Para mantener protegida la instalación, es indispensable seguir todas las medidas sanitarias señaladas para la prevención del SARS-CoV-2.

En primer instancia, es indispensable realizar una desinfección de Nivel III o especial; posteriormente, de manera semanal, la ejecución de desinfecciones de Nivel II (de carácter preventivo).

Si se cuenta con un paciente contagiado por COVID-19, se deben llevar a cabo las recomendaciones establecidas por la OMS:

  • Preferentemente la persona contagiada debe estar resguardada en una sola habitación, independiente de los lugares de descanso de los familiares.
  • Sólo una persona puede ser responsable del cuidado de su salud o de atender las necesidades médicas que este requiera y dar seguimiento a las instrucciones que proporcione su especialista de la salud. En todo momento y cualquier acción que lleve a cabo, deberá realizarlo empleando guantes, googles y cubrebocas, procurando una distancia sanitaria segura.
  • Preferentemente, la persona contagiada debe contar con un sanitario exclusivo, en caso contrario, se deberá realizar lavado del mismo antes y después de que éste haga uso.
  • Los alimentos deberán ser suministrados por la misma persona que sea responsable de su salud. Los trastos sucios podrán estar en contacto con los demás trastos, siempre que se realice un buen lavado de los mismos.
  • El aseo al interior de la habitación de la persona contagiada deberá ser lo menos frecuente, ello para reducir el contacto con el paciente o las superficies contaminadas.

La desinfección es conveniente que se realice posterior a que la persona haya superado el periodo infeccioso (15 días). En caso de que la desinfección sea requerida en el periodo de vigencia de la infección en el paciente (paciente ambulatorio), éste deberá permanecer en área segura durante el desarrollo del proceso de desinfección.

Es indispensable la ejecución de un servicio de desinfección para la eliminación de una población viral presente en el inmueble y posteriormente de manera semanal llevar a cabo las desinfecciones con enfoque de prevención durante el tiempo de vigencia de la emergencia sanitaria.
Es conveniente que se lleve a cabo la limpieza de manera continua en el interior del inmueble y, a su vez, seguir las recomendaciones sanitarias establecidas por las dependencias de salud (uso de cubrebocas, googles o careta, uso de gel desinfectante y guardar la sana distancia).

Se emplean desinfectantes de amplio poder viricida, bactericida, fungicida y alguicida. Cuentan con registro ante instituciones de salud (COFEPRIS y/o Secretaría de Salud) así como dependencias internacionales no gubernamentales como la FDA y la EPA.
Los desinfectantes que empleamos, además de ser amigables con el ambiente, son seguros para la salud de nuestros clientes.

Por las características del desinfectante y las técnicas empleadas, no se generan manchas a las superficies tratadas.

Todo desinfectante, genera un nivel de riesgo, sin embargo, para que su aplicación sea segura, es conveniente que se sigan las instrucciones proporcionadas por nuestro personal especialista, tales como: resguardar a la mascota en un lugar seguro fuera del área a desinfectar, resguardar oportunamente alimentos de mascotas, respetar el tiempo de reingreso que se le indique.

Aunque los fabricantes refieren que los desinfectantes pueden tener una residualidad amplia, muchas veces esta cualidad se ve opacada por los factores ya mencionados con anterioridad (Residuos orgánicos, polvo, humedad, pH, entre otros), pudiendo entonces permanecer vigente en las superficies desde solo unas cuantas horas hasta unos cuantos días.

No es conveniente mantenerse al interior del domicilio mientras se desarrolla la aplicación, dado que la exposición a la solución desinfectante aplicada puede ocasionar molestias a las vías respiratorias.

Es variable y depende de las características del entorno, principalmente dimensiones y por las superficies a tratar que hayan estado expuestas durante la dispersión del patógeno.

La desinfección de Nivel II se realiza en un inmueble en el que no se ha presentado un caso de contagio por COVID-19, es decir, la aplicación se desarrolla de manera preventiva.

La aplicación se lleva a cabo de manera uniforme en mobiliarios y superficies del inmueble (techos, paredes y pisos), focalizando en áreas u objetos de mayor contacto (chapas, barandales, pasamanos, interruptores de luz, etc.).

La desinfección Nivel III, se desarrolla cuando en un inmueble se tienen casos de sospecha o casos confirmados de contagio por COVID-19. La aplicación se lleva a cabo de manera intensiva y con especial atención en las áreas donde circuló la persona con sospecha o confirmación de contagio.

Al igual que la desinfección de nivel II, se abarcan superficies del inmueble (techos, paredes y pisos), además de superficies de mobiliarios y objetos de mayor contacto (chapas, barandales, pasamanos, interruptores de luz, etc.).

Ambas técnicas son viables para el combate del SARS-CoV-2. Es posible que con la técnica de desinfección con vapor, al someter el desinfectante a altas temperaturas, acelere su capacidad para eliminar microorganismos, sin embargo, también puede reducir su tiempo de vida en las superficies tratadas; mientras que en la desinfección por nebulización en frío, no se afectan las propiedades de la solución desinfectante.

Para salvaguardar la salud de nuestros clientes, es necesario realizar inicialmente la desinfección para eliminar cualquier patógeno infeccioso, principalmente el virus SARS-CoV-2. Posterior a ello, es conveniente la limpieza continua de las áreas del inmueble y seguir las medidas de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias.

Preferentemente, después de 2 hrs de haberse concluido el servicio de desinfección. Es conveniente usar detergentes nobles y evitar el uso de limpiadores que puedan generar vapores tóxicos.

No necesariamente. Contamos con diferentes marcas y presentaciones de desinfectantes, los cuales son altamente eficientes para el combate del SARS-CoV2, y éstos se eligen de acuerdo al giro del inmueble a tratar.

Si. Nuestro personal actúa bajo un protocolo de seguridad (antes, durante y después de la ejecución del servicio de desinfección) orientado a garantizar su seguridad e integridad al igual que la de nuestros clientes. Dicho protocolo está basado en las medidas de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias.
Así mismo, nuestro personal cuenta con equipo de protección personal especializado para desempeñar sus actividades de desinfección (overol de aislamiento, botas quirúrgicas, googles, respirador con doble filtro, guantes de nitrilo).
Durante la ejecución de servicio de desinfección, es indispensable que nuestros clientes sigan las instrucciones proporcionadas por nuestros técnicos especialistas.

Se aplica solución desinfectante a través de aspersión barrido en superficies de asientos, piso, tapetes, cajuela, contenedores y superficies que no representan riesgo de corto circuito al momento de la aplicación.
Aunado a ello, se hace uso de un paño humedecido con solución desinfectante para la aplicación en tablero y partes delicadas del interior del vehículo (tablero, botones, estéreo). En la parte exterior del vehículo se puede realizar la aplicación por aspersión sobre manijas, contornos de puertas y cofres.

Preferentemente y por cuestión de seguridad es conveniente que el tratamiento sea realizado en un área cerrada, o en su defecto en el exterior del domicilio, donde se garantice tanto la seguridad del especialista como del vehículo.

Conoce nuestros servicios de Desinfección